loader

Hernia discal tratamiento.

La hernia discal es el padecimiento neuroquirúrgico más frecuente, que ocasiona la mayoría de los dolores lumbares que se irradian hacia los miembros inferiores. Estudios clínicos estiman que a los 50 años de edad, el 40% de los hombres han sufrido algún tipo de lumbalgia y que esta tiene su origen en las hernias de disco lumbar, que son la causa de muchas bajas laborales, pues el dos por ciento de la población general las padece.

La hernia de disco es un trastorno en el que parte del disco intervertebral o núcleo pulposo es desplazado a la raíz nerviosa, comprimiéndola y causando dolor intenso en el paciente; al buscar sobre hernia discal tratamiento encontramos que el diez por ciento de pacientes requiere una cirugía, pues en la mayoría de los casos el dolor remite con alternativas no quirúrgicas.

Causas de las hernias discales

Los discos intervertebrales se sitúan entre las vértebras, con la función de amortiguar el peso del cuerpo, estas van perdiendo la elasticidad y capacidad para dar soporte al cuerpo a medida que envejecemos; los discos se componen por un anillo fibroso que rodea al núcleo pulposo, que es la zona central. La hernia se produce cuando el núcleo se deslaza debido a la degeneración del anillo fibroso, que puede salir del espacio intervertebral para convertirse en un fragmento libre en el canal raquídeo.

La hernia discal se relaciona con la degeneración vertebral a causa de esfuerzos físicos extremos, traumatismos, mala postura, entre otros, y es más frecuente en personas de más de 30 años, quienes tienen como primer síntoma el dolor, pues el disco herniado comprime a las raíces de los nervios o a la médula espinal.

Las zonas donde más frecuentemente aparecen las hernias discales son la cervical y la lumbar, ya que estas presentan mayor movilidad, esto es concretamente en las vértebras cervicales C4 y C6, en las vértebras lumbares L4 y L5 y en la vértebra sacra S1; además suelen producirse por la zona lateral, pues existe un ligamento más débil y propenso a las hernias.

Se le conoce como daño radicular, pues las hernias atacan a las raíces nerviosas y no a la médula espinal, por lo que sus consecuencias son menos graves a nivel neurológico; sin embargo también pueden presentarse hernias cervicales que causan daño medular y consecuencias de mayor gravedad.

Diagnóstico

Comúnmente se diagnostica hernia discal a causa de la ciática, que es el síntoma característico aunque la distribución del dolor es diferente en cada paciente, con base en el lugar donde se encuentra la hernia. Ya que se presionan terminaciones nerviosas, además del dolor se pueden tener trastornos sensitivos como hormigueo, falta de sensibilidad o trastornos motores como falta de fuerza en los miembros inferiores.

El neurocirujano o traumatólogo es el especialista en hernia discal tratamiento, que debe evaluar al paciente de forma clínica y con base en una resonancia magnética o una tomografía computarizada, que es la forma más adecuada de determinar si el paciente requiere cirugía o puede ser tratado con medicamentos.

El cuadro de una hernia discal usualmente es repentino, de gran intensidad y dolor agudo, con síntomas que no se alivian con los medicamentos de venta libre que solemos tener en casa ni con remedios caseros o ejercicios pues ni la natación ni el yoga pueden prevenir, aliviar o tratar una hernia de disco; los síntomas incluyen el dolor ciático constante, que puede propagarse hasta el pie, debilidad y hormigueo en piernas y pie, molestias que pueden hacerse más intensas al toser, sentarse o permanecer de pie. En casos más severos, el paciente puede perder la fuerza en las piernas o sufrir de incontinencia urinaria.

Tratamiento

La mayoría de los pacientes que buscan hernia discal tratamiento obtienen mejores beneficios con los tratamientos conservadores, en los que se combinan los analgésicos y medicamentos antiinflamatorios para disminuir los síntomas. Sin embargo la combinación de factores puede ayudar a mejorar los síntomas a largo plazo para recuperar la autonomía y disminuir el dolor:

¿Cuándo se requiere una cirugía?

Cuando el dolor y molestias lleguen a ser incapacitantes, el tratamiento conservador o médico haya fallado, sin reducir el dolor habiéndolo seguido por cuatro semanas, cuando la lesión en la raíz del nervio ha provocado la pérdida de la fuerza, cuando exista una lesión en la médula espinal, cuando el paciente pierde la sensibilidad en la zona perineal o pierde progresivamente el control de esfínteres, se recomienda buscar tratamiento quirúrgico.

Existen diferentes cirugías en las que se extrae el ligamento y el disco afectado y, si se presenta la inestabilidad vertebral, se fijarán los niveles alterados. La elección de la cirugía debe realizarse por el neurocirujano, con base en las características del paciente, así como en sus prácticas laborales y deportivas.

Tras la cirugía suele recomendarse una rehabilitación en la que se combine la terapia física con ejercicios de fortalecimiento de la espalda, como natación o yoga, para acelerar la recuperación y reincorporación al trabajo.

En la Clínica de Especialidades Neuro Quirúrgicas encontrará especialistas en hernia discal tratamiento que le ayudarán a recuperar la salud de su espalda, con la opción adecuada a sus necesidades. Llámenos y programe su cita.

 

nuestro consultorio

Hospital Ángeles del pedregal
Consultorio 815 Torre Ángeles
Camino a Santa Teresa 1055
Colonia Héroes de Padierna
Ciudad de México
Teléfono: (55) 51 35 68 23

Centro de Rehabilitación y Columna Vertebral
Obrero mundial # 237
Colonia de Valle
Delegación Benito Juárez
Tel: 68 23 00 81 y 68 23 00 80
Estacionamiento más cercano:
Calle Gabriel Mancera # 63

Hospital Tlalpan
Prolongación Bordo # 20
Colonia Villa Lázaro Cárdenas
Delegación Tlalpan
México DF
Teléfono para citas: 55 82 76 44
http://hospitaltlalpan.com/

Contáctenos


Teléfonos:
Hospital Ángeles pedregal
(55) 51 35 68 23
Centro de Rehabilitación y Columna Vertebral
68 23 00 81 y 68 23 00 80

Hospital Tlalpan:
55 82 76 44

Envíenos un mensaje



Please fill out all required fields