La rehabilitación física es clave en el tratamiento de numerosos padecimientos que afectan el estado de la columna vertebral, ya que permite devolverle movilidad, estabilidad y fuerza. Uno de estos padecimientos para los que se recomienda seguir un programa de rehabilitación con ejercicios físicos es la espondilolistesis, y tanto sus características como demás tipos de tratamiento, dependen de la clase de espondilolistesis que presenta el paciente.

La espondilolistesis es clasificada por ortopedistas DF según dos criterios: la severidad del desplazamiento de las vértebras y la causa del desplazamiento. Según la severidad existen cinco diferentes clases de espondilolistesis. La grado I implica un desplazamiento de las vértebras menor al 25%, la grado II se caracteriza por un desplazamiento del 25-50%; grado II con desplazamiento del 50-75%; grado IV con desplazamiento de 75-99%; grado V con desplazamiento total.

Según las causas del desplazamiento se encuentran displásicas, ístmicas, degenerativas, postquirúrgicas, post-traumáticas y patológicas. Las displásicas son congénitas y se caracterizan por una deformidad en las vértebras que se va acentuando con el paso del tiempo. Las ístmicas son las más frecuentes y su causa es desconocida, aunque se encuentran relacionadas con fracturas no consolidadas causadas generalmente por estrés.

Por otro lado, las degenerativas son el resultado de inestabilidad y espondiloartrosis, siendo mucho más frecuentes en mujeres a partir de los 50 años de edad. La espondilolistesis postquirúrgica se presenta en quienes tienen una desestabilización vertebral después de una operación, y las post-traumáticas son secundarias a un traumatismo y más frecuentes en adultos jóvenes. Finalmente las patológicas son un fenómeno secundario a enfermedades óseas que ocasionan fallos en el soporte vertebral.

Como ya mencionamos, el tratamiento varía según el tipo de espondilolistesis y puede ser conservador o quirúrgico. El tratamiento conservador, mediante ejercicios físicos y otras técnicas fisioterapéuticas refuerza la musculatura del abdomen para la estabilización de la columna, mejorar la postura y el tono muscular, y es adecuado para los grados más leves del desplazamiento. En casos moderados y severos, una cirugía puede recomendarse si no se presenta mejoría con tratamiento conservador, y consiste en la corrección del desplazamiento fijando la vértebra con instrumentos ortopédicos.

Si ustedes buscan clínicas de rehabilitación física especializadas en padecimientos de columna vertebral, en Especialidades Neuro Quirúrgicas ENQ somos una excelente opción. Contáctenos para solicitar información detallada acerca de nuestros servicios o para agendar una cita, para nosotros será un placer atenderlos.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario