Tipos de cirugía de columna

Con el paso de los años nuestros huesos, sistema y salud en general se deterioran, esto puede ser producto de malos cuidados, malos hábitos, golpes mal tratados, accidentes en otra época y un sinnúmero más de razones por las que todo nuestro cuerpo puede dañarse. La columna vertebral es de los principales huesos del cuerpo, si no es que el más, pues se encarga de unir y sostenernos en pie, que es una de las características que hacen al ser humano, cuando la columna se lastima o surge algún daño, lo más recomendable es atenderse inmediatamente para prevenir un daño crónico, secuelas irreversibles o procesos de operaciones mucho más largos y complicados que pueden derivar en costosos tratamientos y dolorosas recuperaciones. En Especialidades Neuro Quirúrgicas somos expertos médicos cirujanos en el tratamiento de padecimientos de la columna, por supuesto nuestros servicios se enfocan en la cirugía, sin embargo, en nuestra clínica agotamos todos los recursos posibles antes de mandar a uno de nuestros pacientes a operación, damos valoraciones individuales para cada caso y se dan tratamientos alternativos que pueden ayudar a mejorar la situación. No todos los pacientes son candidatos a cirugía de columna, y es mucho mejor si podemos evitarla. El tratamiento quirúrgico se guarda para los pacientes que completan todas estas situaciones y posibilidades y que aun así no logran superar su dolor  o cuya situación se ha estancado.

Por eso en este artículo queremos abundar un poco en las razones por las que un paciente se puede ver beneficiado con una cirugía de columna. Generalmente muchas de estas cirugías se dan por las llamadas hernias de disco  o por la estenosis espinal, que son padecimientos que comprimen los nervios de la columna vertebral, esto llega a ser muy doloroso pues causa estremecimiento, adormecimiento, debilidad muscular y síntomas mucho más severos. La cirugía de columna se requiere comúnmente en estas afecciones para evitar su deterioro permanente. Las operaciones más comunes en este campo son las laminectomías,  la fusión intercorporal lumbar o lateral anterior.

Otra de las razones por las que se recomienda someterse a una cirugía es para estabilizar una columna vertebral inestable, esto se refiere a la inhabilidad de la columna vertebral para mantener su forma natural bajo condiciones de uso promedio. Una columna saludable le da al cuerpo estructura, protección y soporte,  mientras que una columna inestable no puede unir los ligamentos espinales, músculos, discos y huesos de manera que en la que se provean estas funciones esenciales. Los casos médicos en los que se dan columnas inestables son las fracturas de columna y la espondilolistesis, y algunas veces en heridas graves en los discos. La cirugía se requiere frecuentemente si los síntomas evolucionan hasta llegar a un dolor intratable, dolor en las piernas o problemas neurológicos significativos derivados de un nervio presionado.

Diversos accidentes te pueden llevar a tener la columna completamente lastimada, causarte daño permanente o lesiones severas que tomará bastante tiempo curar. Sin embargo, no son pocas las causas que pueden llevar a tu columna a torcerse totalmente, pues bien, la cirugía también ayuda a corregir este padecimiento para alinearla. Algunas enfermedades como la escoliosis o cifosis, afectan la curvatura natural de la y derivan en cierto tipo de discapacidades. La escoliosis y cifosis se tratan típicamente través de ejercicio y terapia física, pero en casos en los que la curvatura espinal excede un cierto grado, se requiere intervención quirúrgica para realinear la columna vertebral. Lo mismo se aplica para el síndrome de espalda plana si los síntomas no se alivian a través de medidas no invasivas.

Los beneficios de una cirugía son varios, y frecuentemente van más allá de disminuir considerablemente el dolor, por ejemplo, tu desplazamiento físico mejorará notablemente, estarás mucho más en forma, tu ánimo por supuesto mejorará pues ya no tendrás que soportar los terribles dolores, las medicinas que tendrás que tomar no serán muchas, podrás regresar a tus actividades normales en relativamente un corto plazo, trabajar, estudiar, etc., y serás mucho más productivo en todas las áreas de tu vida en general. Dile adiós a aquello que te impedía realizar tus actividades de la vida cotidiana, aquello que te producía dolor, estrés y preocupación y prepárate para disfrutar de la vida con una columna renovada.

Como mencionábamos hay distintos tipos de cirugías como la fusión espinal, que es la cirugía de columna más común para el dolor de espalda. El médico juntará los huesos espinales, o sea, las vértebras. Esto limita el espacio y movimiento entre ellos y lo lejos que pueden estirarse, sin embargo, no limita la actividad ni sus funciones. Raras veces pasa, pero hay algunas ocasiones en las que los huesos no se funden completamente, esto pasa, por ejemplo, en pacientes que fuman. Otras de las cirugías comunes en la columna son la laminectomía, foraminotomía, disectomía, reemplazamiento de disco, y el implante interlaminar.

En ENQ estamos conscientes de que todas estas cirugías conllevan los riesgos de cualquier otra, siendo el mayor de ellos no estar seguro de si en verdad eliminará tu dolor por las reacciones diversas que tiene cada organismo, por eso lo más recomendable es acercarte a un especialista para que aclare todas tus dudas, haga una valoración de tu caso y explore todas las posibilidades antes de desembocar en una cirugía. Te invitamos a visitar nuestra página web en la que podrás agendar una cita con tan solo unos clics.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario