Cuando hablamos de hernia discal tratamiento conservador, sabemos que es la primera opción para este problema de espalda. Los discos vertebrales se componen de una sustancia similar a un gel rodeada por un anillo de cartílago, que permite que la espalda se doble y se mueva libremente. Cuando se interrumpe esa libertad, la cabeza, el cuello y la espalda se vuelven rígidos e incapaces de responder a las actividades diarias.

Si bien la mayoría de las personas ve una progresión natural hacia una mejoría sin tratamiento dentro de los seis meses, si presentan síntomas leves a moderados puede tratarse específicamente con diferentes tratamientos conservadores. En caso de síntomas graves o que no mejoran después de seis semanas a seis meses, la opción más común es una cirugía.

Tratamientos no quirúrgicos de la hernia discal

Una gran cantidad de médicos convencionales remiten de inmediato a los pacientes con dolor crónico a un médico para el manejo del dolor, que generalmente prescribe medicamentos farmacéuticos o refiere al paciente a una cirugía, de acuerdo con la evaluación que realice y la intensidad de los síntomas. La cirugía conlleva un periodo de recuperación largo y el uso prolongado de medicamentos para el dolor.

En caso de que los síntomas sean leves a moderados, pero ya se haya identificado la hernia con diferentes estudios, una alternativa positiva para tratar el dolor de disco herniado es recibir inyecciones espinales, que reducen la inflamación y alivian la fuente del dolor. También hay otras formas en que los pacientes han tratado los síntomas de hernia de disco y han evitado la cirugía al tener una recuperación significativa. Entre los más comunes están:

  • Ejercicios específicos dirigidos a la región afectada. Esto generalmente se aprende a través de un terapeuta ocupacional o físico.
  • Técnicas de relajación que alivian la presión en la espalda baja.
  • Habilidades de posicionamiento para prevenir el dolor y reducir la inflamación.
  • Terapia física o manual para el tratamiento de áreas problemáticas específicas.

Las opciones anteriores pueden parecer remedios temporales, pero cuando se emplean de manera regular y constante y se combinan con conductas de estilo de vida saludables, pueden llevar a un alivio significativo y duradero.

Independientemente de qué método o régimen funcione para ustedes, es necesario que sean supervisados por los ortopedistas DF para garantizar su eficiencia y seguridad. En ENQ, Especialidades Neuro Quirúrgicas, nuestros especialistas en columna vertebral les indicarán el tratamiento que se adecue a su padecimiento y diferentes factores, como su salud en general. Los invitamos a agendar una cita vía telefónica o por correo electrónico para más información.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario