Lo que deben de saber sobre la craneoplastía

La craneoplastía consiste en una reparación quirúrgica de un defecto o deformidad del cráneo que queda después de una operación o lesión anterior.  Se trata de una práctica que es casi tan antigua como la misma trepanación. Por ejemplo, existen evidencias de que los antiguos incas y muiscas se dedicaban a realizar cirugías de este tipo usando metales preciosos así como calabazas. Los primeros autores quirúrgicos, como Hipócrates y Galeno, no discuten esta práctica ya que fue hasta el siglo XVI que Falopio mencionó una operación de este tipo en forma de una placa de oro. El primer injerto óseo de la modernidad fue registrado por Job Janszoon Van Meekeren, quien en 1668 observó cómo un hueso canino se utilizó para reparar un defecto craneal en un hombre ruso. El siguiente avance en este rubro fue la base experimental sobre injertos óseos, realizada a fines del siglo XIX. Posteriormente, el uso de auto injertos se hizo popular a principios del siglo XX. La naturaleza destructiva de la guerra del siglo pasado dio un impulso a la búsqueda de metales y plásticos alternativos para cubrir grandes defectos craneales. En la actualidad, los sustitutos óseos metálicos han sido reemplazados en gran parte por plásticos modernos. El poli (metacrilato de metilo) (PMMA) se introdujo en 1940 y actualmente es el material más utilizado. La investigación en esta clase de cirugía ahora está dirigida a mejorar la capacidad de los pacientes para regenerar el hueso. Los neurocirujanos y los cirujanos plásticos  por igual, deben conocer cómo ha evolucionado la técnica de reparar los agujeros en la cabeza. Las técnicas 3-D a menudo se utilizan para calcular el tamaño de las placas, asimismo, la investigación sobre el tema está aún en curso.

En esta cirugía la mayoría de los procedimientos implican el levantamiento del cuero cabelludo y la restauración del contorno del cráneo con la pieza original de éste o con un injerto contorneado personalizado hecho de materiales como titanio (placa o malla), sustituto óseo sintético, acrílico (prefabricado o moldeado en el momento de la cirugía), entre otros. Las craneoplastías se pueden realizar por cualquiera de las siguientes razones: para protección en ciertos lugares del cráneo, y reparar un defecto craneal que puede dejar al cerebro vulnerable a daños; para mejorar la función neurológica de algunos pacientes; para solucionar aspectos estéticos donde un defecto notable del cráneo puede afectar la apariencia y la confianza del paciente; por último, para reducir los dolores de cabeza ocasionados por una cirugía o lesión previa.

En la sala de operaciones, se les administra a los pacientes anestesia general. Una vez que están dormidos, el equipo los posiciona para que los cirujanos tengan acceso óptimo al defecto óseo. El área de la incisión se rasura y se prepara con antiséptico, asimismo, se protege con cortinas que dejan expuesta solo el área quirúrgica. Los pacientes recibirán un anestésico local y los cirujanos cortarán cuidadosamente la piel del cuero cabelludo separándolo suavemente en capas para proteger la meninge duramadre que cubre el cerebro. Posteriormente, el equipo limpia los bordes del hueso circundante y prepara la superficie para que el hueso o el implante puedan colocarse correctamente en el defecto, después de lo cual se asegura a los huesos del cráneo con tornillos, placas o con ambos. Una vez que el hueso o el implante están en su lugar, se controla el sangrado y el equipo moviliza el cuero cabelludo a su posición original cerrando así la incisión con sutura de nylon. También puede darse un pequeño drenaje de succión en el lugar intervenido para ayudar a eliminar el exceso de líquido; de esta manera, el drenaje se eliminará en tan solo unos días. El personal de enfermería controlará continuamente a los pacientes para detectar signos de una complicación, asimismo, les medirá el pulso, la presión arterial, las fuerzas de los miembros y los niveles de alerta. Durante la primera noche en el hospital, se les despertará a las personas intervenidas para la efectuación de dichas observaciones.

Las operaciones en la cabeza a menudo no duelen demasiado, pero es posible que se presente dolor de cabeza y se tenga que recurrir a pastillas e inyecciones para aliviar el dolor. De modo que los pacientes se sientan cómodos. También pueden tener un catéter urinario en lugar de la operación. La mayoría de los pacientes que se someten a la craneoplastía pasan de dos a tres días en el hospital después de su realización. Cuando el equipo de atención determine que pueden moverse, ducharse y vestirse, se les realizará una tomografía computarizada repetida de su cabeza. Si el sitio quirúrgico se ve bien, será liberado y con ellos los pacientes podrán irse a casa.

Puede tomar algún tiempo antes de que se sientan completamente normal. Los pacientes pueden sentirse después de la intervención cansados; por ello es común requerir un descanso por la tarde. También pueden tener dolores de cabeza intermitentes, por lo que deberán programar citas de tres a cuatro semanas después de la cirugía para que sean retiradas las suturas. Dependiendo de qué tan rápido se recuperen de la discapacidad postoperatoria, si resulta muy prolongado es posible que se necesite de rehabilitación. Pónganse en contacto con su equipo de cirugía de manera inmediata si notan los siguientes signos: aumento de dolor de cabeza, fiebre, convulsiones, hinchazón o infección en la herida, líquido que se escapa de la herida. Es importante que: no conduzcan hasta que su médico les indique que están listo. Después de la operación se les evaluará una o dos semanas después de la cirugía para determinar si está bien que conduzcan. Como en el caso de cualquier otra cirugía, deben analizarse los riesgos con los cirujanos, incluidos los siguientes: infección (que puede requerir tratamiento con antibióticos),  coágulo de sangre postoperatorio que requiere drenaje, incautación, coágulo en las piernas (el cual rara vez puede viajar a los pulmones).

En Especialidades Neuro Quirúrgicas (ENQ) Somos especialistas en cirugías neurológicas, por lo que contamos con la mejor preparación y experiencia para la realización de una craneoplastía. Esperamos que este artículo haya sido de su completo gusto. ¡Gracias por su visita!

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario