Hernia discal tratamiento quirúrgicos

En publicaciones anteriores en el blog de Especialidades Neuro Quirúrgicas ENQ, hablamos de las características de la hernia discal tratamiento conservador, así como de los signos y síntomas que caracterizan a este padecimiento. En esta ocasión nos enfocaremos a hablar de las opciones de tratamiento quirúrgico disponibles actualmente, enfocándonos especialmente a las cirugías conocidas como mínimamente invasivas.

Una hernia de disco consiste en un desplazamiento o rotura de alguno de los discos que componen la columna vertebral, lo que puede ocasionar el pinzamiento de algún nervio y el derrame del contenido del núcleo del disco vertebral. Este padecimiento se caracteriza por generar dolor en los pacientes, debilidad, hormigueo o entumecimiento, ya sea en la parte del cuerpo donde se ubica el disco herniado, o en las extremidades.

Las hernias de disco se presentan por diferentes factores, lo común es que se den como resultado del desgaste natural de la columna a raíz del proceso de envejecimiento, aunque también pueden presentarse por lesiones ocasionadas por caídas o golpes, y son de diferente gravedad. Salvo en los casos en que la hernia es muy grave, el tipo de tratamiento que se indica en un primer momento es de tipo conservador, el que comprende el uso de fármacos para aliviar los síntomas, como analgésicos, anticonvulsivos y relajantes musculares, terapia física y cambios en el estilo de vida.

Por lo regular los pacientes responden bien a la hernia discal tratamiento conservador, pero en caso de que no sea así, el especialista puede sugerir un procedimiento quirúrgico. La cirugía se plantea como una opción cuando después de varios meses de tratamiento conservador no mejora el estado de la hernia, o cuando al momento en que fue diagnosticada, el daño en el disco es muy grave.

En la actualidad existen distintos tipos de intervenciones, algunas de ellas son técnicas consideradas mínimamente invasivas, se realizan con incisiones más pequeñas y requieren menos días de internación hospitalaria y permiten una recuperación mucho más rápida que las técnicas convencionales, en cualquier caso, el especialista indica qué opción puede ofrecer los mejores resultados, por lo que, según las preferencias del paciente y su propia experiencia, decidirá qué técnica utilizar.

El procedimiento más común para tratar una hernia de disco es la discectomía, cirugía con la que se elimina una porción del disco dañado, o bien se remueve el disco intervertebral en su totalidad. El procedimiento se realiza, según la ubicación de la hernia, por ejemplo, si se encuentra en la zona cervical, el procedimiento se hace desde la parte de adelante con una discectomía anterior.

También existe la posibilidad de que el cirujano retire una parte del hueso que cubre al nervio, cuando este se encuentra afectado, de esta manera le da mayor espacio al disco y al nervio mismo, lo que mejora el estado de la hernia y elimina los síntomas de lo que ya hemos hablado.

Como mencionamos, hoy en día se emplean técnicas quirúrgicas que son consideradas menos invasivas, las que reciben el nombre de microdiscectomías, o discectomias mini abiertas, percutáneas o simplemente dicotomías mínimamente invasivas, las que se llevan a cabo realizando una incisión muy pequeña, en la que se introduce un microscopio quirúrgico con cámara, y los instrumentos que se necesitarán durante el procedimiento.

En la discectomía mínimamente invasiva, la incisión que se hace en la espalda del paciente, tiene una longitud máxima de 4 cm a la altura, de donde se encuentre el disco afectado, lo que se determina con ayuda de radiografías. Una vez realizada la incisión, el cirujano separa los músculos de la espalda de la columna y el ligamento se mueve suavemente hacia un lado, para acceder al canal espinal y realizar la descompresión de los nervios.

Al finalizar el ligamento y músculos se regresan a su posición original para que queden intactos, de modo que la cirugía no genera cambios estructurales en la columna del paciente, siendo esta una de las razones por las que se considera un procedimiento poco invasivo.

Existen además de esta, otras cirugías para el tratamiento de hernias discales, que reciben diferentes nombres según la acción que se realiza y la altura de la espalda en la que se lleva a cabo la incisión. En la discectomía cervical anterior y fusión se accede a la columna cervical mediante una incisión que, como ya describimos, se hace en la parte anterior del cuello.

En este procedimiento se reemplaza el disco intervertebral con una caja de titanio rellena de matriz ósea para que se fusione con las vértebras; Por otra parte, con la corpectomía cervical, se retira una parte de la vértebra y de los discos adyacentes, para que se descompriman los nervios y posteriormente se coloca un injerto de hueso o una placa metálica con tornillos para darle estabilidad a la columna vertebral.

Otra cirugía es la laminoplastia, en la que desde la parte de atrás del cuello se accede a la columna cervical para reconstruir el canal espinal de modo que la médula cuente con mayor espacio. Mientras tanto, con la fusión espinal se emplean injertos óseos, ya sea del mismo paciente o de un donante para estabilizar la columna, para lo que también se pueden usar placas, tornillos y varillas u otra instrumentación.

La fusión suele combinarse con otros procedimientos, por ejemplo la discectomía o la laminectomía. para finalizar, la laminectomía se realiza para tratar la llamada estenosis espinal que genera presión sobre la médula. Para ello se realiza un recorte de una parte de la lámina permitiendo una ampliación del canal espinal.

Como ya mencionamos, la cirugía que recomiende el especialista, es elegida a partir de las características de la hernia discal, nuestra mejor sugerencia es que previo al procedimiento le hagan todas las preguntas al cirujano sobre el mismo, tales como el propósito de la operación, los resultados que se pueden esperar, los requerimientos de preparación, las posibles complicaciones y el tipo de cuidados que se tienen que tener en el proceso de recuperación, el que cabe mencionar varía de una persona a otra.

En futuras publicaciones en este blog hablaremos de este tipo de detalles y le presentaremos más información de relevancia sobre las opciones de hernia discal tratamiento.

Les recordamos que en Especialidades Neuro Quirúrgicas ENQ contamos con un equipo de médicos especializados en la atención de pacientes con hernia discal y otros padecimientos que afectan la columna vertebral. Para agendar una cita o solicitar mayor información sobre nuestros servicios no duden en contactarnos, para nosotros será un placer atenderlos.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario