Hernia discal tratamiento quirúrgico

Las hernias de disco son un padecimiento muy común, que suele afectar principalmente a las personas mayores, ya que los discos intervertebrales suelen desgastarse con la edad y perder elasticidad. También es frecuente en personas que realizan actividades físicas extenuantes que incluyen el cargar mucho peso sin el soporte adecuado en la espalda. Al buscar hernia discal tratamiento podemos encontrar alternativas quirúrgicas o no quirúrgicas, dependiendo el nivel del daño, los síntomas que genere y la salud general de la persona.

Nuevamente sean bienvenidos al blog de Especialidades Neuro Quirúrgicas (ENQ), en este espacio les compartiremos información y temas de interés relacionados con la especialidad médica que encontrarán en nuestra clínica y los principales padecimientos que atendemos. En la entrada de hoy les vamos a hablar sobre el tratamiento quirúrgico de una hernia de disco.

La columna vertebral se compone por distintos elementos, entre los más importantes tenemos las vértebras, los discos intervertebrales y los nervios. La función natural de la columna hace que sea el soporte de todo el cuerpo, por lo que está sometida constantemente a grandes cargas, sobre todo si se realizan actividades en donde se suelen cargar elementos muy pesados.

Para permitir un libre movimiento de las vértebras y que la columna no sea totalmente rígida, los discos intervertebrales evitan que las vértebras choquen y rocen entre sí, lo que haría que se astillaran. Los discos se conforman por un núcleo pulposo y una pared, que es más resistente y evita que se rompan.

Por el paso de los años o si se realizan actividades donde se carga mucho, los discos pueden salirse de su posición e incluso romperse, lo que irrita los nervios adyacentes y los comprime, causando síntomas en diversas partes del cuerpo. A esto se le llama una hernia discal, las más comunes son las lumbares, que afectan la parte inferior del cuerpo.

Los principales síntomas de una hernia discal lumbar son el dolor lumbar o lumbalgia, también se puede extender a lo largo de la pierna, produciendo ciática. Otros síntomas comunes son las alteraciones en la sensibilidad, entumecimiento y/o alteraciones en la fuerza, especialmente en los movimientos del pie; en esos casos se debe recibir hernia discal tratamiento.

Más del 90 por ciento de las hernias discales tienen lugar entre los niveles L4-L5 y L5-S1. Aunque puede aparecer a cualquier edad, es excepcional que lo haga antes de los 20 años y por encima de los 60 años (a esta edad es más frecuente el canal lumbar estrecho o cervical estrecho). Una vez que se presentan los síntomas, se debe realizar una Resonancia Magnética o un TAC, para determinar el lugar de la hernia de disco y la seriedad de esta.

Si no es muy grave, sanará por sí sola en algunas semanas, siempre y cuando se mantenga reposo y se disminuya la intensidad de sus actividades cotidianas. Los síntomas pueden ser tratados con medicamentos o con un tratamiento fisioterapéutico. Sin embargo, si la hernia es muy grave, debe practicarse un tratamiento quirúrgico.

¿Cuándo está indicado el tratamiento quirúrgico?

Cuando hablamos de la hernia discal tratamiento, este se determina siempre de manera individual, no se pueden generalizar las situaciones en las que es necesario un tratamiento y otro, pero sí hay factores comunes que pueden determinar que requieren de un tratamiento quirúrgico. Estos factores pueden ser:

  • Dolor que no responde al tratamiento médico.
  • Que al suspender el tratamiento reaparecen los dolores.
  • Presencia de lesión neurológica, como pérdida de fuerza o de sensibilidad en las extremidades.
  • Riesgo de lesión neurológica.

El tratamiento quirúrgico de una hernia de disco consiste en extirpar una porción del disco que está herniado y comprime los nervios, de esta manera desaparecerán los síntomas y se evitarán daños graves a los nervios que rodean la columna vertebral.

Para realizar la operación de hernia discal se han desarrollado diversas técnicas según las características de la lesión y el paciente, la más común es la discectomía, que se realiza con anestesia general y a través de una incisión en la línea media de la espalda en la región lumbar variando la altura según el nivel de la hernia y la longitud. También puede ser realizada en las hernias de disco cervicales, dependiendo de la constitución física del paciente la incisión va de dos a cuatro centímetros.

Con ayuda del microscopio se practica una “ventana” en el ligamento que une la parte posterior de las vértebras, y de ser necesario, se rebaja unos milímetros el reborde óseo de la lámina vertebral para permitir llegar hasta el disco lesionado. Una vez llegado al disco se corta una pequeña porción, dependiendo la evaluación del médico será el porcentaje por cortar. El corte se puede realizar con un bisturí o mediante un láser, que es una técnica más avanzada.

Al no extraerse por completo el disco, no se comprometerá el movimiento de las vértebras o que estas puedan chocar después de este tipo de intervención. La duración aproximada es inferior a una hora. Los tiempos de recuperación varían de persona a persona, pero por lo general pueden ponerse de pie en menos de doce horas después de la intervención, por lo que se le da de alta al día siguiente.

Posterior a la hernia discal tratamiento es requerido seguir una serie de cuidados, como el uso de una faja para mejorar el soporte de la zona, reducir las actividades físicas, entre otros. También el médico puede enviarlos con un fisioterapeuta para que les recomiende ejercicios para mejorar la resistencia de la columna y los músculos adyacentes, evitando que las hernias vuelvan a aparecer.

Otra técnica quirúrgica que está ganando popularidad, en especial para el tratamiento de hernias pequeñas es la nucleoplastia, que consiste en el uso de radiofrecuencia intradiscal. Se lleva a cabo en un quirófano con anestesia local, y en ocasiones con una ligera sedación. Durante el procedimiento, el médico guiado por rayos X, coloca a través de una punción percutánea un electrodo en el interior del disco.

Una vez que el electrodo está en la posición ideal, se aplica radiofrecuencia sobre el disco y el efecto hace que se disminuya el volumen del disco, por ende se libera la raíz nerviosa. A diferencia de la técnica anterior, no se corta ninguna parte del disco intervertebral. El procedimiento tiene una duración aproximada de 30 minutos y el paciente puede ser dado de alta a las pocas horas e incorporarse a una vida normal.

El tratamiento adecuado lo determinará el medico especialista, por lo que en caso de requerir de hernia discal tratamiento, deben acudir con un especialista altamente calificado, como los de ENQ, quienes los atenderán de manera integral, siendo su prioridad el cuidado de su salud y su bienestar.

Para más información los invitamos a visitar cualquiera de nuestros consultorios en la Ciudad de México, agendando su cita vía telefónica.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario