HERNIA DE DISCO TRATAMIENTO

Les damos nuevamente la bienvenida al blog de Especialidades Neuro Quirúrgicas, un espacio creado para ustedes, donde encontraran información importante sobre los principales padecimientos del sistema nervioso central y de los servicios y tratamientos que puede recibir de parte de nuestros especialistas. En la entrada del día de hoy les hablaremos sobre la hernia de disco tratamiento.

Los discos vertebrales son amortiguadores que se localizan entre cada vertebra, permiten que exista movimiento entre ellas y evita que choquen o se rocen con el movimiento. Al herniarse la capa externa de las fibras que componen el disco se rompen y provocan presión en las raíces de los nervios provocando dolor, espasmos o padecimientos adyacentes como la ciática.

Las hernias de disco son muy comunes, por lo regular afectan a los discos de las vértebras lumbares y las cervicales, localizadas en la espalda baja y cuello respectivamente. Las hernias en las vértebras torácicas son extremadamente raras. Afectan con mayor frecuencia a los hombres de mediana, en especial si realizan constantes actividades extenuantes, y avanzada edad, debido a la degeneración natural de los discos.

La probabilidad de padecer una hernia de disco aumenta con ciertos factores de riesgo, como levantar constantemente objetos pesados, sobrepeso, mantenerse en la misma posición (parado o sentado) por varias horas, tener un estilo de vida sedentario, entre otros.

Una vez sufrido este padecimiento lo primero que se debe hacer es acudir con un médico especialista, como los que encontrará en Especialidades Neuro Quirúrgicas, para ser evaluado y se le indique un adecuado hernia de disco tratamiento.

Existen dos tipos generales de tratamiento, los no quirúrgicos y los quirúrgicos. De entre el 50 y el 80% de los pacientes que sufren una hernia de disco no requieren un tratamiento quirúrgico, ya que ésta se suele ser reparada de manera natural por el cuerpo en un periodo máximo de tres meses. Pero en otros casos es requerida la intervención quirúrgica.

Debido a que, en la mayoría de los casos, una hernia discal sana sola, los tratamientos no quirúrgicos únicamente se enfocan en reducir los síntomas, principalmente el dolor. Entre este tipo de tratamientos los más comunes son:

  • Compresas frías y calientes. Si el dolor es agudo las compresas suelen ser el tratamiento más adecuado. Se debe aplicar durante cuatro a seis semanas, tiempo en que regularmente sana la hernia. Se inicia aplicando hielo de por lapsos de quince minutos en periodos de dos horas durante las primeras 24 a 48 horas para reducir la inflamación y posibles espasmos musculares. Posteriormente se recomienda alternar entre compresas frías (para reducir el dolor) y calientes (para relajar los tejidos inflamados) de manera constante durante una a dos semanas, después de este tiempo sólo se aplican cuando se presenten molestias.
  • Medicamentos orales. Si es dolor es mayor se puede combinar el tratamiento anterior con medicamentos orales para contrarrestar el dolor y la inflamación. Entre los medicamentos recetados podemos encontrar: antiinflamatorios no esteroides (aspirina, ibuprofeno, naproxeno, etcétera), analgésicos opiáceos (si el dolor es muy intenso), medicamentos para calmar los nervios, relajantes musculares, entre otros. Este tratamiento debe estar supervisado por un médico especialista, como los de Especialidades Neuro Quirúrgicas, evita por completo la automedicación.
  • Medicamentos inyectados. También se puede optar por medicamentos esteroides inyectados. Éstos se aplican en la zona donde se localiza la hernia y ayudan a controlar el dolor. Las inyecciones reducen la inflamación y alivian la mayoría de los síntomas, aunque estos últimos pueden volver luego de unas semanas o meses, hasta que la hernia sane.
  • El ejercicio es tratamiento muy importante para fortalecer los músculos de la columna y que puedas ganar flexibilidad. De igual manera, el fisioterapeuta te enseñara a levantar objetos adecuadamente y a desempeñar otras actividades que mal aplicadas pueden dañar la columna.

Estos tratamientos deben ir acompañados por reposo, sobre todo si se tiene un trabajo pesado. Durante los primeros días se debe reducir las actividades y en caso de tener sobrepeso después de dos o tres semanas realizar ejercicio y mejorar la alimentación.

En caso de que los tratamientos no quirúrgicos no surtan efecto y el dolor se extienda por más de cuatro a seis semanas, haya perdida progresiva o aguda de fuerza, u otros síntomas clínicos como alteración del funcionamiento de esfínteres; se debe optar por un tratamiento quirúrgico para tratar el disco dañado.

El tratamiento quirúrgico más común para las hernias de disco se llama discectomía, también es conocido como cirugía de descompresión lumbar. Este procedimiento consiste en realizar una incisión en la espalda en la zona donde se localiza la hernia y extraer parte de la hernia de disco que oprime una raíz de un nervio espinal o la medula espinal, de esta manera se reducirá el dolor y la hernia sanará.

También se puedo optar por una microdiscectomía, que es un procedimiento similar, aunque con una manipulación quirúrgica menor. En este procedimiento se utiliza un microscopio especial para visualizar en área a intervenir, de este modo la incisión es más pequeña.

El periodo de hospitalización posterior a ambas cirugías es de una o dos noches, y su efectividad es muy alta. Para la recuperación se receta medicamento para el dolor y antiinflamatorios. Se podrá regresar a las actividades cotidianas al cabo de dos a ocho semanas, dependiendo el tipo de actividades y trabajo que realice.

Para conocer cuál es el adecuado hernia de disco tratamiento acude con los especialistas de Especialidades Neuro Quirúrgicas en donde te atenderemos con gusto. Somos especialistas en padecimientos del sistema nervioso central (cráneo, cerebro, columna y médula espinal), nuestra principal preocupación es que recuperes tu salud y puedas tener una mejor calidad de vida. En cualquiera de nuestras clínicas podrás encontrar información sobre padecimientos del sistema nervioso central, también ponemos a tu disposición nuestras líneas telefónicas y correo electrónico. No olvides visitar nuestro sitio web donde puedes encontrar información sobre nuestro equipo médico de especialistas y los servicios que ofrecemos.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario