En Especialidades Neuro Quirúrgicas contamos con el tratamiento adecuado para sus problemas de columna, con los especialistas certificados. No todos los malestares, ni todos los pacientes con problemas de columna se derivan a cirugía de columna, sin embargo cuando los pronósticos así lo indican y el problema fuera el adecuado para ello, tendrán ustedes la seguridad y la calma de saber que están bajo el cuidado de expertos en cirugía de mínima invasión.

El día de hoy ahondaremos en los tipos de intervenciones quirúrgicas más comunes de la columna vertebral, que son la cirugía cervical y la cirugía lumbar, así como las diferentes enfermedades que derivan a cirugía. Ustedes tendrán una idea más clara acerca de diferentes padecimientos y como prevenir los factores de riesgo.

La intervención quirúrgica de la columna cervical, se realiza para tratar la compresión de la médula espinal o raíz nerviosa, como cirugía de descompresión, además de una inestabilidad vertebral, como cirugía de fusión. Se utiliza para corregir la parte de la columna que pertenece al cuello, incluyendo problemas con los huesos, los discos y los nervios.
Los dos procedimientos pueden combinarse, ya que la descompresión puede desestabilizar la columna y crear la necesidad de una fusión para agregar estabilidad. La instrumentación vertebral, como una pequeña placa, también puede utilizarse para ayudar en agregar estabilidad a la construcción de la columna vertebral. Los dos problemas más comunes, que las personas tienen en la columna cervical, son la hernia y la estenosis de la columna.

  • Hernia discal. Ocurre cuando todo o parte de un disco de la columna, es forzado a pasar a través de una parte debilitada del disco, lo que puede ejercer presión sobre los nervios cercanos o la médula espinal.
    Cuando un disco se sale de su lugar, se le conoce como herniarse, esto a causa de una lesión o distensión en la que también se puede fracturar. Cuando esto ocurre, puede afectar, al ejercer presión sobre los nervios raquídeos, que es cuando la persona presenta dolores en el área, entumecimiento o debilidad en general.
    Este padecimiento ocurre con mayor frecuencia en hombres de mediana edad, así como quienes tienen sobrepeso, tienen profesiones en las que deben doblar repetitivamente la columna, así como el tabaquismo y una vida sedentaria.
  • Estenosis de la columna. La columna protege la médula espinal y le permite mantenerse de pie e inclinarse, mientras que una persona con estenosis afrontará un estrechamiento en la columna, lo que ejercerá presión sobre los nervios y la médula espinal, provocando dolor.
    Ocurre principalmente en personas mayores de 50 años, sobre todo cuando tienen artritis o escoliosis. Los factores de riesgo más importantes son el envejecimiento, las malas posturas, los deportes de alto impacto y el sobre peso.

Es importante saber que nuestra columna vertebral se ha visto modificada por los cambios evolutivos del hombre, pero que aún no está totalmente adaptada para soportar correctamente la bipedestación. Esto hace que la mayoría de las personas que conocemos, tengan algún dolor, molestia o afectación de su espalda, es por ello que la cirugía de columna no es el camino final para todo el mundo con dolor lumbar persistente. Conozcamos un poco más sobre la intervención quirúrgica de la columna lumbar.

  • Ciática: Se trata de la denominación de un conjunto de síntomas, causado por un problema en la parte inferior de la espalda, llamado radiculopatía, en la que una afección de una raíz nerviosa conectada al nervio ciático se encuentra pinzada, comprimida o irritada. Entre los factores de riesgo, encontramos los cambios de la columna, relacionados con la edad, la obesidad, permanecer sentado durante muchas horas, así como la diabetes.
  • Espondilolistesis: Se trata del deslizamiento de una vértebra con respecto a otra; es un signo de inestabilidad vertebral, que afecta alrededor del 5% de la población. Se pueden presentar episodios de dolor lumbar, sin embargo por lo regular se detecta al hacer una radiografía o con rayos X.
    Entre los principales factores de riesgo encontramos la edad, el índice de masa corporal elevado y el ángulo de lordosis, que es el ángulo que forman las vértebras lumbares.

Ahora podemos comprobar que para favorecer la salud de la columna es muy importante estar al tanto de nuestra correcta postura, además de ejercicios para fortalecer los músculos de la zona. Para evitar la mayoría de los factores de riesgo en los problemas de columna antes mencionados, se recomienda llevar una vida activa, mejorar la postura corporal, mantener un peso saludable, tener una alimentación balanceada y saludable, evitar el consumo de cigarrillo y fortalecer los músculos abdominales. La mayoría de los problemas de columna se pueden resolver con ejercicios y terapias adaptadas a las necesidades del paciente. La terapia de rehabilitación, así como la correcta medicación, pueden marcar la diferencia en la estabilidad del paciente. En general, debe considerarse la posibilidad de una cirugía, después de varios meses de tratamiento no quirúrgico.

Actualmente existe la posibilidad de someterse a intervenciones con técnicas mínimamente invasivas, lo que significa un menor corte y menos invasión al cuerpo. Se realizan con incisiones más pequeñas, implican menos días en el que el paciente está internado, menor dolor después de la cirugía, además de una recuperación más pronta.
Cuando todos los recursos no quirúrgicos se agotaron y las dolencias de la columna comienzan a afectar y a condicionar la calidad de vida, es el momento en que el profesional médico y el paciente, deben evaluar la posibilidad de un tratamiento quirúrgico. Es importante aclarar que no todos los pacientes con hernias de disco requieren de cirugía, es por ello que la valoración apropiada y personalizada es la clave en cada caso.

En Especialidades Neuro Quirúrgicas, contamos con diferentes tratamientos para aliviar el dolor, desde una adecuada terapia de rehabilitación en conjunto con el tratamiento médico. Aunque la cirugía de columna siempre será el último recurso, actualmente se hacen incisiones pequeñas, en las que el paciente se recupera pronto y se reincorpora sin problemas a las actividades cotidianas. Nuestros tratamientos son personalizados y nuestro profesionalismo garantizado. ¡Les esperamos!

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario