Consejos para evitar una hernia discal

La columna vertebral es el eje central del cuerpo, gracias a ella los seres vivos pueden sostenerse, ponerse de pie, caminar, correr y un sinfín de actividades. La columna se compone por una serie de huesos que se conectan entre sí: las vértebras. Para permitir el movimiento y que la columna sea flexible y no rígida, cada vértebra está separada por un disco intervertebral, que es suave y muy resistente. Una hernia discal, es una patología en donde parte de uno de estos discos, el material gelatinoso central, se desplaza fuera de su área natural a través de una fisura del anillo fibroso que rodea al disco, el cual puede romperse o generar una protrusión.

El desplazamiento del material en ocasiones en muy leve y no genera síntomas, además de que se recupera con un poco de reposo después de unos días, pero si el desplazamiento es muy grande, este puede comprimir la raíz nerviosa y ocasionar síntomas que pueden ser leves o muy graves, de acuerdo con el grado de la lesión y la zona donde se generó la hernia.

Existen muchos factores por los cuales el material gelatinoso central de un disco se puede desplazar. Uno de los principales es la edad, puesto que con el tiempo los discos intervertebrales pueden perder flexibilidad y elasticidad, por lo que el disco fibroso que contiene al núcleo pulposo se vuelve más débil y se puede desgarrar con mayor facilidad. Por esta razón las personas mayores son más propensas a sufrir de estos padecimientos.

Para prevenir que se genere una hernia discal, se debe llevar un estilo de vida saludable y cuidados específicos, tanto en el trabajo, como en el hogar. Si bien los adultos mayores son más propensos a sufrir de una hernia, esta se puede generar a cualquier edad y en cualquier persona.

Lo primero que se debe hacer para prevenirla, es evitar esfuerzos excesivos en el tronco superior del cuerpo. De manera cotidiana se realizan muchas actividades que le exigen mucho al cuerpo, como pueden ser el cargar una caja en el trabajo, al momento de realizar algún deporte e incluso mientras juegan con sus hijos. Cuando se realiza un sobreesfuerzo que involucre en la columna la presión aplicada a los discos intervertebrales, se puede provocar la hernia. Por ello se debe tener cuidado de no realizar esfuerzos excesivos, y de ser necesarios asegúrense de usar el soporte adecuado y hacerlo de manera adecuada.

También deben controlar el sobrepeso y la obesidad. El tener más peso de lo que es adecuado acorde a su estatura y complexión añade esfuerzo en la parte baja de la espalda y debilita los músculos, por lo que al realizar ciertas actividades se usa más la columna que los músculos de la espalda. Es importante mantener equilibrado el peso a través de una alimentación sana y rutinas diarias de ejercicio. Para las mujeres que están embarazadas, el aumento de peso rápidamente es algo normal, pero deben procurar no subir de peso excesivamente, puesto que podría haber secuelas postparto.

El realizar ejercicio de manera cotidiana es otra manera para evitar la aparición de una hernia discal. Procuren añadir a su rutina de ejercicios y estiramientos algunas técnicas que fortalezcan los músculos del abdomen y de la espalda, principalmente de la espalda baja. Estas técnicas son las ideales para mantener una postura adecuada y prevenir alguna lesión.

Eviten fumar en exceso. El consumo de cigarros tiene muchas repercusiones sobre el cuerpo, una de ellas es que la gran cantidad de químicos disminuyen la habilidad del cuerpo para absorber ciertos nutrientes. La falta de nutrientes esenciales hace que los discos intervertebrales se vuelvan más frágiles y sean más propensos a generar hernias.

Llevar una vida saludable no sólo se trata de hacer ejercicio, mantener su peso y evitar consumir productos dañinos, como el cigarro. También se debe mantener una dieta saludable. Los alimentos juegan un papel muy importante al momento de la absorción de los nutrientes que fortalecen los discos intervertebrales. Deben incluir en su alimentación productos ricos en fibra, vitaminas y minerales que se encuentran principalmente en cereales, frutas, verduras y alimentos con altos niveles de antioxidante que ayudan a la correcta regeneración de los tejidos del organismo. Además, deben beber al menos dos litros de agua al día.

El mantener una buena postura en sus actividades también es fundamental para evitar la aparición de una hernia discal. Al sentarse deben mantener la espalda apoyada por completo en el respaldo y las rodillas deben mantener una elevación mayor a la de las caderas. También deben agacharse de la manera adecuada, flexionando las rodillas y manteniendo la espalda recta. Cuando levanten un objeto, no doblen la espalda y traten de cargar el peso con las rodillas, no con la espalda.

Por último, deben evitar el sedentarismo. Si en su trabajo deben permanecer gran parte del día sentados o de pie en un solo lugar, se deben programar intervalos para caminar; lo más recomendable es diez minutos de caminata cada hora sentado, pero si no pueden cumplir con este horario, traten de hacerlo el mayor tiempo posible durante la jornada. De igual manera, deben practicar una actividad física de intensidad leve a moderada con regularidad, que cumpla con los 150 minutos a la semana, para fortalecer los músculos y evitar las hernias discales.

Si siguen estos consejos, además de mejorar su salud y calidad de vida, ayudarán a sus músculos y huesos a mantenerse sanos. De igual manera reducirán significativamente la probabilidad de desarrollar una hernia discal provocada por el desgaste de los discos, aunque deben tener en cuenta que existen actividades de riesgo, que deben evitar al máximo, ya que pueden generar una hernia en cualquier parte de la columna.

En caso de dolor en la espalda o entumecimiento en las extremidades acudan de inmediato con un ortopedista para una evaluación, y de ser necesario un tratamiento para la hernia discal, En Especialidades Neuro Quirúrgicas, ENQ, encontrarán a los mejores especialistas que los atenderán de manera integral, siendo su prioridad el cuidado de su salud y su bienestar. Para más información los invitamos a visitar cualquiera de nuestros consultorios en la Ciudad de México o comuníquense vía telefónica o por correo electrónico.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario