Existen dos molestias que pueden confundirse ya que se presentan en la misma área y casi con los mismos síntomas, hablo de la ciática y el triángulo piramidal. Para diagnosticarlas, tratarlas y dar seguimiento lo mejor es acudir con especialistas y para esto esta ENQ, especialidades neuro quirúrgicas, ofrecemos tratamiento de problemas de columna con profesionales certificados.

Para comprender mejor estas dos patologías hablaremos un poco de cada una de ellas a fin de poder identificarlas.

La ciática, síntomas, causas y diagnóstico

Resulta que el nervio ciático es el más largo del cuerpo y también de los más importantes, inicia en la médula espinal y llega a cada una de las piernas, por lo tanto, tiene un efecto directo para la sensación de las extremidades inferiores. Cuando este largo nervio esta irritado es cuando se da la ciática y se manifiesta con dolor que puede variar de suave a intenso recorriendo la espalda, pasando por los glúteos y llegando hasta las piernas.

Esta molestia es más común encontrarla en personas mayores y aunque cada vez es más alto el porcentaje de personas en general que lo padecen, es más frecuente verlo en adultos mayores. Cualquiera que sea el caso y la edad en la que se presente es necesario acudir al médico para que le dé tratamiento adecuado y de ser necesario lo canalice a rehabilitación física a fin de que la recuperación sea más rápida y eficiente.

Además del dolor que recorre la espalda, glúteos y piernas generados por el daño en el nervio ciático, pueden producirse otros síntomas como entumecimiento o debilidad de las extremidades inferiores. Es probable que el dolor que se sienta se eleve cuando intenta moverse, pero cuando el dolor es muy intenso es posible que no pueda moverse, incluso que pierda sensibilidad.

La ciática puede deberse por distintas situaciones que llegan a afectar la columna vertebral que terminan afectan el nervio ciático, de igual manera una caída puede dañar el área causando esta afección. También el padecimiento de tumores en la médula espinal puede generarla.

Existen ciertas situaciones que hacen al cuerpo ser más propenso a padecer ciática, una de ellas es el envejecimiento, también permanecer largo periodos de tiempo sentados, levantar objetos de mucho peso o realizar movimientos que conlleven mucha torsión. La diabetes es una enfermedad que puede aumentar el riesgo en las terminaciones nerviosas.

Lo mejor es que vaya con un médico en cuento se presenten síntomas de dolor o después de haber sufrido algún accidente o lesión considerable. Si en la parte baja de la espalda se le manifiesta un dolor intenso y de forma repentina es un síntoma al que debe poner atención.

Esta afectación variará de acuerdo con la persona y sus características, cuando vaya con su médico es necesario que le dé información sobre sus caídas, accidentes, indíquele exactamente donde se le presenta el dolor, con qué frecuencia, cuándo y cómo se producen.

Posteriormente le hará exámenes físicos para comprobar reflejos y fuerza muscular. También es importante que vea que tipo de acciones y movimientos genera el dolor. Si el malestar lo ha tenido por varias semanas o incluso meses, el doctor hará otro tipo de pruebas para ver cómo está el  nervio ciático.

Por supuesto también se realizan radiografías, tomografías y resonancia magnéticas, estos estudios permiten ver con detalle la zona y determinar la causa. El objetivo es poder dar un tratamiento adecuado y de ser necesario mandar al paciente a terapia dentro de alguna de las clínicas de rehabilitación física.

Síndrome piramidal, síntomas, causas, diagnóstico

Este síndrome se da menos de lo que se cree a pesar que al día de hoy sea una afección que se considera hiper diagnosticada y es importante saber esto puesto que la sintomatología de este síndrome puede parecerse a otros malestares. Por lo tanto conocer los síntomas o las causas de esto le ayudará a saber si tiene lo que se conoce como falsa ciática o tiene  alguna otro malestar.

Este síndrome se presenta cuando existe una contractura o espesamos del músculo piramidal, el cual se encuentra justo debajo de los glúteos. Se le conoce como falsa catica porque cuando el musculo piramidal está lesionado puede atravesar y afectar al nervio ciático, asimismo, el dolor que la persona puede sentir también es posible que se alargue hasta las piernas, lo que se siente muy similar a la ciática.

Aquí una diferencia es que la persona podrá padecer molestia cuando permanezca sentado, pero al moverse se producirá un alivio. En otras situaciones puede que la lumbar este afectada lo que termina provocado la contractura del musculo piramidal. El dolor se origina en el glúteo que es en donde se encuentra este músculo y empeorará cuanto más se permanezca inactivo. Aunque el movimiento lo alivia, es importante aclarar que la practica de ejercicio en exceso también afecta esta dolencia.

Algo importante que hay que señalar es que aunque el dolor del músculo piramidal es capaz también de irradiar la molestia hasta la pierna, este no pasará de la rodilla. Por lo tanto, si el dolor comienza en el glúteo y llega hasta el tobillo o pie, entonces ya no se está hablando de síndrome piramidal, ya es probable que sea una ciática.

Es posible que la contractura del músculo se dé por problemas con la lumbar, por lo tano habrá que ver qué situaciones están dañando las lumbares, que a su vez hace que se genera una presión que provoca el espasmo en el músculo piramidal.

Ahora que ya sabe qué es una ciática y un síndrome piramidal podrá distinguir entre cada uno de ellos, sin embargo, para cualquier afectación de la columna lo mejor es acudir a ENQ, especialidades neuro quirúrgicas, cuenta con un grupo de especialistas que ofrecen sus servicios médicos mediante un trato humano, de calidad y poniendo el cuidado de sus paciente como prioridad. Marque el número telefónico (55) 1591 7280, para que pueda agendar cita y ser atendido a la brevedad, contamos con los mejores especialistas para recibir una alta calidad en los servicios médicos.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario