Causas y síntomas de la hernia de disco tratamiento

El sistema nervioso central es uno de los principales sistemas que intervienen en el funcionamiento principal del ser humano, pues en este se encuentra el que tal vez es el órgano más importante del cuerpo: el cerebro. Por esta razón se debe poner especial atención en su cuidado y mantenimiento. En ENQ (Especialidades Neuro Quirúrgicas) nos especializamos en el tratamiento de enfermedades y padecimientos relacionados con este sistema, desde el cerebro hasta la columna vertebral, tenemos médicos cirujanos preparados que diagnostican y tratan este tipo de padecimientos. Entre los padecimientos más comunes de la columna vertebral está la hernia de disco tratamiento, cuyo seguimiento depende de un ortopedista especializado en problemas de la columna.

Puede ser que parezca que el dolor causado por una hernia de disco aparezca de repente, sin embargo, es el resultado de un proceso gradual. En los niños, los discos de la columna tienen un alto nivel de agua, que ayuda a que los discos permanezcan flexibles y actúen como amortiguadores. Con el paso del tiempo y por el envejecimiento natural, los discos se empiezan a secar. La falta de agua deja al disco mucho más frágil y vulnerable ante golpes o malos movimientos, pueden ser tan simples como levantar una bolsa del supermercado o voltear para salir o entrar del coche. Una causa menos común de las hernias de disco podría ser una lesión proveniente de un accidente, como una caída o un choque de auto. Una lesión puede agregar mucha más presión en un disco de la espalda baja, lo que causa la hernia.

Hay diversos factores que propician la formación de una hernia de disco: la edad, siendo las más afectadas personas de entre treinta y cinco y cincuenta años; el género, pues los hombres son los más propensos a desarrollar este padecimiento, sus probabilidades se multiplican dos veces más que las de una mujer; un trabajo que implique fuerza física, por ejemplo empleos en los que se tenga que levantar una cantidad considerable de peso; obesidad, que hace que las personas tengan mayor probabilidad de desarrollar una hernia de disco, pero también que salga de nuevo, ya que el exceso de peso provoca mucha mayor presión en la espina lumbar; fumar, ya que la nicotina bloquea el flujo de sangre a los discos, lo que hace que se acelere la degeneración y dificulta el tratamiento; genética, si en la familia hay historial de padecimientos de hernia de disco, es probable que los descendientes sean más propensos a desarrollarla. Sin embargo, aunque los factores ya mencionados aumentan las posibilidades de desarrollar una hernia de disco, no son las únicas causas, a veces la hernia puede desarrollarse en una persona que no presente estos factores sin causa aparente.

La mayoría de la gente no puede encontrar una causa exacta de su hernia de disco tratamiento. Algunas veces el uso de los músculos de tu espalda en lugar de tus piernas y muslos para levantar cosas pesadas puede ocasionar una hernia de disco.

La mayoría de las hernias de disco se desarrollan en la espalda baja, pero también se pueden desarrollar en el cuello. Algunos de los síntomas más comunes son: dolor de brazos o piernas, en el caso de que tu hernia se encuentre en la espalda baja, el dolor más intenso será en tus nalgas, pantorrillas y muslos, incluso puede llegar a tus pies, si la hernia se encuentra en tu cuello, el dolor recaerá en los hombros y brazos, a veces el dolor puede sentirse con tan solo estornudar, moverte o al quedarte en ciertas posiciones; otro de los síntomas puede ser el hormigueo o entumecimiento en la parte afectada; y debilidad, ya que los músculos se ven afectados por los nervios y tienden a debilitarse, a veces, hasta puede costar trabajo levantar objetos. Puede ser que los anteriores síntomas empeoren y se vuelva difícil vivir con ellos, esto es señal de que tienes que ir urgentemente a recibir atención médica. Otro de los síntomas que indican que la hernia ya está avanzada es la disfunción de la vesícula o del intestino o la pérdida de sensibilidad en la parte posterior e interior de las piernas, o en el área del recto.

Abajo de la cintura, la médula espinal se separa en un grupo de largas raíces nerviosas que asemejan la cola de un caballo. En algunas ocasiones, no tan frecuentes, la hernia de disco puede comprimir dichas raíces, esta compresión amerita una cirugía para prevenir el daño permanente de los nervios, que puede causar parálisis o debilidad en la columna.

Los discos de la columna se desgastan en cuatro etapas, la primera es la degeneración, que es cuando el núcleo se hace débil debido a los cambios por la edad; después sigue el prolapso, en el que  la forma o la posición de los discos cambia; luego vienen la extrusión, que es donde el líquido del núcleo se rompe; por último está la separación, que es cuando el núcleo se mueve fuera del disco al canal de la columna vertebral.

Si sospechas o empiezas a presentar algún síntoma relacionado con la hernia de disco tratamiento, te sugerimos que nos visites en ENQ, en donde uno de nuestros especialistas te podrá dar un diagnóstico y ofrecerte un tratamiento adecuado para evitar consecuencias posteriores y calmar los dolores que provoca este padecimiento. Puedes solicitar una cita directamente en nuestra página o hacer una llamada telefónica a nuestras oficinas en la Ciudad de México.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario