Cirugía fallida es un concepto que se da cuando persisten los síntomas de dolor tras una cirugía de columna, produciéndose malas posturas o incluso agravándose. Cuando la operación se realiza en un centro especializado con verdaderos profesionales, calificados para llevar a cabo este proceso, es muy raro que un error humano durante la intervención sea el causante del fracaso de la misma. En estos casos, tras una evaluación profunda de la situación se encuentra que en la mayoría de veces los malos resultados son provocados por deficiencias en la rehabilitación física del paciente. Hoy te contamos algunos errores comunes en este proceso.

Relaciones sexuales

Tras una cirugía de columna, el especialista siempre indicará un tiempo de reposo con actividades prudentes que se deben ejecutar, a manera de ejercicio moderado, para ir recuperando la vitalidad física mesuradamente. Sin embargo, existen pacientes que omiten estas recomendaciones realizando acciones que exigen un esfuerzo físico que en primera instancia no debe hacerse.

El coito es una de estas prácticas, ya que durante una relación sexual experimentamos movimientos que conllevan a una serie de exigencias físicas, las cuales pueden estropear un trabajo quirúrgico exitoso. Además, durante la excitación puede que omitamos o no percibamos algún dolor en específico.

Tabaquismo

Los discos de la columna no poseen vasos sanguíneos por esta razón no reciben mucha nutrición, dependiendo en gran parte de los nervios y vertebras colocadas arriba y debajo de cada disco, las cuales son las encargadas de transportar los nutrientes que repararán los discos afectados. La nicotina es una sustancia que estrecha los vasos sanguíneos, y si esto sucede, probablemente la cantidad de nutrientes que estos puedan llevar a los discos por vía sanguínea disminuirá, provocando así un déficit en la recuperación.

Reposo excesivo

Hay personas que interpretan guardar reposo con no hacer nada y este es un error gravísimo. Los discos de la columna requieren cierto movimiento para su oxigenación, tras una operación es necesario un conjunto de ejercicios muy leves que mantengan en actividad al cuerpo, puede que al principio se sienta algo de dolor pero es normal, lo importante es realizar adecuadamente el plan de recuperación asignado por las clínicas de rehabilitación física.

Si fuiste objeto de una cirugía de columna, debes realizarte alguna o quieres garantizar tu rehabilitación de manera adecuada, contáctanos y deja que nuestro equipo médico revise tu caso.

PUBLICACIONES RECIENTES

Escribe un comentario