loader

Bienvenido a
Especialidades Neuro Quirúrgicas

ENQ está conformado por un equipo de médicos altamente especializados en el diagnóstico y tratamiento de padecimientos y patologías del sistema nervioso central (cráneo, cerebro, columna y médula espinal).



Conozca sobre nosotros Hacer una cita

Cirugía de columna :

ENQ (Especialidades Neuro Quirúrgicas) ofrece tratamiento de problemas de columna con especialistas certificados.


Conozca sobre nosotros Hacer una cita

Tumores cerebrales :

Realizamos técnicas quirúrgicas de mínima invasión, endoscopia cerebral y empleamos neuronavegación intraoperatoria con lo cual hacemos que la cirugía de tumores cerebrales sea más precisa y segura.


Conozca sobre nosotros Hacer una cita

Neuralgia del trigémino y espasmo hemifacial :

A través de un abordaje mínimamente invasivo tipo “keyhole” y asistidos por la neuronavegación, tratamos de manera más segura y precisa dichas condiciones.


Conozca sobre nosotros Hacer una cita

Craneoplastía:

Realizamos craneoplastia con tecnología de impresión en 3D con lo cual aseguramos la mejor estética para reconstrucción craneal.


Conozca sobre nosotros Hacer una cita

¡Nuestra misión es cuidar su salud!

Para ENQ la calidad en los servicios médicos que reciben nuestros pacientes es una prioridad. Calidad, cuidado y humanismo nos definen.

- Dr. Ruíz Gurría

Sobre Nosotros

ENQ está conformado por un equipo de médicos altamente especializados dispuestos a apoyarle en el diagnóstico y tratamiento de padecimientos del sistema nervioso central (cráneo, cerebro, columna y médula espinal).

MISIÓN

En ENQ estamos comprometidos a mantenernos a la vanguardia en el tratamiento de padecimientos quirúrgicos del sistema nervioso central, ofreciendo un trato profesional con calidez humana que contribuya al bienestar del paciente.


VISIÓN

Ser reconocidos por la calidad humana y profesional de nuestro equipo médico, lo cual nos lleve a ser la mejor alternativa para el diagnóstico y tratamiento de padecimientos del sistema nervioso central en México.

Columna

Tratamiento de problemas de columna con especialistas certificados.

 

En nuestra clínica de columna, cuando es lo indicado, ponemos a su alcance manejo conservador (no quirúrgico), basado en evidencia científica.

 

En caso de requerir cirugía de columna, somos expertos en cirugía de mínima invasión, si su problema es el apropiado para ello.

CEREBRO

En ENQ tenemos amplia experiencia en el manejo de patología oncológica (tumores) del cerebro y médula espinal.

 

En el caso de tumores cerebrales realizamos técnicas quirúrgicas de mínima invasión (cuando el caso es apropiado) y con la ayuda de la Neuronavegación intraoperatoria hacemos la cirugía de tumores cerebrales más segura y precisa.

 

Neuralgia del trigémino. Con un abordaje de mínima invasión y microcirugía. Tratamos de manera eficaz este padecimiento, entre otros (no sufra más dolor).

Nuestros Especialistas

Una clínica es tan fuerte como sus especialistas.
Nuestro equipo de trabajo está formado por especialistas que aman lo que hacen.

Columna

En nuestra clínica de columna, cuando es lo más conveniente, ponemos a su alcance tratamientos médicos, ya que no todos los pacientes requieren tratamiento quirúrgico, por lo cual es importante la valoración individualizada de cada caso. En términos generales no todos los pacientes con hernias de disco requieren cirugía de inicio, ya que en su mayoría, se pueden aliviar los síntomas de dolor con una adecuada terapia de rehabilitación y tratamiento médico. El tratamiento quirúrgico se reserva para los pacientes que han completado un tratamiento conservador y persiste el dolor, o para pacientes que de inicio presentan déficits neurológicos.

¿Qué es una hernia de disco?

La columna vertebral está formada por 26 huesos llamados vértebras. Entre cada vértebra se encuentran los discos intervertebrales, los cuales son unas estructuras blandas con un interior gelatinoso y actúan como un cojín, suavizando el movimiento de las vértebras. Cuando envejecemos o cuando ocurren traumatismos, las paredes del disco se pueden romper lo cual hace que su material gelatinoso salga de su lugar y comprima las estructuras adyacentes, las cuales pueden ser nervios o la médula, produciendo así los síntomas de dolor por compresión de una raíz nerviosa como en la ciática o déficit neurológico por compresión de la médula.

¿En qué parte de la columna suceden las hernias de disco?

Por lo general, el sitio más frecuente de hernias es la región lumbar, ya que esta zona carga todo el peso del abdomen y tórax, lo cual facilita la formación de las hernias. Las hernias en esta zona dan síntomas por compresión de las raíces nerviosas. Un ejemplo clásico es el dolor tipo ciática, el cual regularmente inicia en el glúteo y se corre como un choque eléctrico por la parte posterior de la pierna.

Otro sitio frecuente de hernias es la columna cervical. Aquí las hernias son consecuencia del desgaste que sufre la columna cervical, ya que es un sitio con muchísimo movimiento. En este caso los síntomas son más frecuentemente causados por compresión de la médula espinal y consisten en pérdida de la fuerza y/o sensibilidad de brazos y piernas.

Las hernias en la columna torácica son raras y generalmente son secundarias a traumatismos de alto impacto.

¿Si tengo una hernia de disco me tengo que operar?

En el caso de las hernias de la región lumbar, de inicio no se contempla la intervención quirúrgica. Entre un 70 y 90% de los pacientes con dolores secundarios a hernias en región lumbar mejoran con tratamiento conservador en el primer mes de tratamiento. El tratamiento conservador consiste en rehabilitación física, reposo, analgésicos, antiinflamatorios y reducción de peso. Por lo que prácticamente sólo pensamos en el tratamiento quirúrgico después de un mes o dos de tratamiento conservador sin resultados satisfactorios.

Cuando el cuadro clínico de presentación además de dolor involucra la pérdida de una función neurológica como: disminución de la fuerza en las piernas o pérdida del control de esfínteres, entonces se considera una urgencia y el tratamiento es quirúrgico siempre, y requiere atención lo más pronto posible ya que entre más tiempo pase sin descomprimirse la raíz nerviosa menores son las posibilidades de recuperar las funciones neurológicas perdidas.

En el caso de hernias en la región cervical y / o torácica que compriman la médula, el tratamiento generalmente es quirúrgico de inicio, ya que la compresión de la médula en estos niveles puede comprometer severamente la función neurológica, y de no retirar la compresión, el paciente puede evolucionar a cuadriplejia (no mover brazos ni piernas). En estos casos el tratamiento se debe realizar lo más pronto posible para evitar llegar a la cuadriplejia.

¿Si no mejoro con tratamiento conservador existen alternativas a la cirugía?

Si existen y se reservan para pacientes que sólo tienen dolor y no presentan ningún déficit neurológico. Actualmente existen tratamientos con radiofrecuencia y crioterapia entre otros, que se pueden utilizar cuando el tratamiento conservador falla. Se tiene que analizar de forma individualizada cada caso para saber si es candidato a una de estas alternativas. Sin embargo es importante recalcar que si presenta déficit neurológico (pérdida de fuerza en brazos y/o piernas, pérdida de control de esfínteres) estas alternativas no son adecuadas y lo más aconsejable es cirugía.

La núcleolisis por radiofrecuencia es un tratamiento percutáneo que consiste en introducir una aguja en la espalda y llevar esta aguja hasta el disco herniado. Esto se hace guiado por rayos X. Una vez que la aguja se encuentra en el disco, se inicia la evaporación del núcleo del disco por microondas lo cual produce calor en el interior del disco reduciendo el tamaño del mismo y potencialmente la hernia. En algunos casos particulares se puede combinar la cirugía endoscópica mínimamente invasiva con la núcleolisis por radiofrecuencia para tener resultados óptimos.

La crioterapia es útil para los pacientes que presentan dolor de espalda secundario a sobrecarga de las articulaciones. Este procedimiento consiste en congelar los nervios que inervan las articulaciones de la columna y producen dolor, con lo cual en el paciente adecuadamente seleccionado la lumbalgia puede tener una mejoría significativa.

Estos procedimientos no son cirugías, son básicamente inyecciones que se hacen en una sala de rayos X, con el paciente despierto, y al término del procedimiento el paciente se puede retirar a domicilio.

¿Cuándo me tengo que operar de una hernia de disco?

Como lo comentamos anteriormente, cuando después de uno o dos meses de tratamiento conservador persiste el dolor o cuando se presenta déficit neurológico como pérdida de la fuerza en brazos y/o piernas o pérdida de control de esfínteres la mejor alternativa es la cirugía.

¿En qué consiste la cirugía de columna?

El objetivo de la cirugía de columna es aliviar la compresión de las raíces nerviosas afectadas o de la médula espinal. Para esto se tiene que realizar una incisión a través de la cual se llega hasta la columna donde, ayudados con un microscopio quirúrgico, procedemos a retirar el disco herniado con lo que se alivia la compresión. En algunos casos no sólo es suficiente quitar el disco, sino que se debe colocar una prótesis de disco o se tiene que fijar la columna con tornillos para limitar el movimiento y quitar el dolor. Estos procedimientos se tienen que elegir de manera individualizada por lo cual tenemos que revisar al paciente y sus estudios con el objetivo de decidir la mejor opción.

¿Qué es la cirugía mínimamente invasiva de columna?

La cirugía de mínima invasión de columna ayuda a minimizar el dolor postoperatorio, permite que los pacientes sean dados de alta del hospital más pronto que con la cirugía tradicional abierta y le permite al paciente reintegrarse a sus actividades normales lo más pronto posible.

Este tipo de cirugía se realiza utilizando como guía los rayos X y la neuronavegación, con lo cual se realiza una pequeña incisión en la espalda por donde se introduce un pequeño tubo a través del cual entran los instrumentos quirúrgicos. Con esto se evita realizar una gran apertura en la espalda por lo que la recuperación del paciente es más óptima y pronta que con la cirugía tradicional abierta.

En general cuando es posible preferimos realizar cirugía de mínima invasión, sin embargo en algunas ocasiones esto no es posible. Es por ello que cada caso debe ser revisado de forma individualizada y en conjunto con el paciente.

¡Realice una cita hoy!

Hacer cita

Cerebro

Craneotomía

Una craneotomía significa crear una abertura en el cráneo para exponer el cerebro.

Durante el procedimiento quirúrgico, la cabeza del paciente se sostiene en una abrazadera de fijación craneal de tres puntos para evitar el movimiento de la cabeza, lo cual es necesario al estar realizando la parte delicada de la operación. Uno de los objetivos del equipo quirúrgico es realizar la craneotomía lo más pequeña posible. Esto se conoce como cirugía mínimamente invasiva o abordaje tipo “Key hole”.

Además de la necesidad de realizar el procedimiento quirúrgico para restablecer la salud del paciente, también sabemos que es importante lograr un buen resultado estético después del procedimiento. Es por ello que las incisiones son realizadas detrás de la línea de implantación del cabello y lejos de la cara, de tal forma que una vez que crezca el cabello, las huellas de la cirugía serán mínimamente visibles.

Abordaje tipo “Key hole”

La neurocirugía mínimamente invasiva o abordaje tipo “keyhole” no necesariamente significa que la cirugía se realiza a través de un pequeño agujero. Algunas operaciones requieren una gran craneotomía - por ejemplo, cuando hay un gran tumor en la superficie del cerebro por debajo del cráneo. Un tumor semejante sólo puede ser removido con un colgajo de hueso grande.

La cirugía mínimamente invasiva consiste en utilizar la craneotomía más pequeña posible que permitirá una exposición suficiente del cerebro y el tumor sin comprometer la seguridad del paciente.

En algunos casos como en pacientes con neuralgia del trigémino o espasmo hemifacial si es posible realizar abordajes tan pequeños como el de una moneda de 5 pesos.

En la mayoría de los casos, cortamos poco cabello. También es importante cuando cerramos el cráneo no dejar defectos estéticos. Por esta razón a menudo realizamos una craneoplastía reconstructiva utilizando pequeñas placas, discos de titanio especiales y cemento óseo para asegurar el mejor resultado estético en el cráneo.

Localización de la lesión

La mayoría de las craneotomías implican la asistencia de un neuro - navegador para localizar con precisión la lesión (tumor). Esto ayuda a minimizar el tamaño de la incisión y la craneotomía.

A menudo, esto implica una resonancia magnética del cerebro y, a veces una tomografía computarizada antes de la cirugía. Durante la cirugía, el equipo de trabajo utiliza software especializado, una pantalla de grado médico y cámaras de infrarrojos para crear un mapa complejo del cerebro, lo cual asemeja una guía de calles, pero en tres dimensiones con lo que nos asistimos para localizar la lesión. A esto se le llamaneuro-navegación.

Cirugía de cerebro con el paciente despierto

En algunas ocasiones los pacientes tienen lesiones tumorales que se encuentran cerca de áreas críticas del cerebro, cuya lesión implicaría déficits neurológicos importantes. En estos casos particulares la resección del tumor se hace con el paciente despierto.

Para lo cual en primer lugar la craneotomía se realiza con el paciente completamente dormido mediante sedación, una vez que el cerebro y la lesión están expuestos se procede a despertar al paciente para que pueda hablar y moverse mientras se realiza la resección del tumor, lo cual minimiza las posibilidades de presentar déficit neurológico postoperatorio. Esto se realiza a través de un entrenamiento previo del paciente con un neuro psicólogo especializado el cual estaría presente en el momento de la cirugía y hablaría con el paciente durante esta etapa de la cirugía.

Mantener al paciente despierto es útil cuando los tumores están, en o cerca, de lo que llamamos 'áreas elocuentes' del cerebro, es decir, zonas importantes donde su lesión daría lugar a una pérdida evidente de la función neurológica, como el habla.

Después de la cirugía

Las cirugías de cerebro no son particularmente dolorosas. Usted puede despertar con un vendaje en su cabeza, como un turbante con el cual debe permanecer por lo general durante 48 horas para ayudar a mantener la presión sobre el cuero cabelludo y minimizar la inflamación.

Después de la cirugía, el paciente permanece en terapia intensiva donde el personal lo despertará cada hora o cada dos horas para monitorear sus signos vitales y estado neurológico.

Al día siguiente de la cirugía se realizará una tomografía computarizada para asegurar que no haya sangrado o complicaciones en el lugar de la operación antes de transferir al paciente a su habitación en piso.

El primer o segundo día después de la cirugía le solicitamos salir de cama y comenzar a caminar. Los pacientes suelen volver a su domicilio cuatro a cinco días después de la cirugía.

Tumores cerebrales

Los gliomas

Los gliomas son el tumor primario de cerebro más común. Abarcan cerca de la mitad de todos los tumores cerebrales. Su causa es desconocida y sólo en raras ocasiones son de origen genético o hereditario.

Tipos de glioma

Un glioma es un tumor de células gliales, las cuales son las células que dan sostén al encéfalo (cerebro y médula espinal). Hay tres tipos de células gliales:

1. Astrocitos

Un tumor de los astrocitos forma un astrocitoma. Los astrocitos tienen muchos tentáculos que forman un esqueleto similar a una esponja que soporta a las células nerviosas. También ayudan a la nutrición de las células nerviosas. Los astrocitomas forman aproximadamente el 90 por ciento de todos los gliomas.

2. Oligodendrocitos

Esta célula produce mielina, la cual es una vaina aislante alrededor de las células nerviosas. Un tumor de estas células se llama oligodendroglioma y éstos representan alrededor del cinco por ciento de todos los gliomas.

3. Células ependimarias

Las células ependimarias son las que recubren las cavidades del cerebro y la médula espinal (ventrículos y canal ependimario respectivamente). Un tumor de estas células se llama ependimoma, y representa aproximadamente el cinco por ciento de los gliomas. Estos tumores son más comunes en los niños.

Grados de los gliomas

Además de clasificar a los gliomas por el tipo de células del que se originan los patólogos también los clasifican en 4 grados según el crecimiento. El grado 1 es el de crecimiento más lento; el grado 4 es el de mayor crecimiento. Al tumor de grado 4 también se le llama glioblastoma multiforme (GBM).

Grado 1

Astrocitoma pilocítico. A menudo se presentan en niños y se puede curar con cirugía. El ejemplo más común es el astrocitoma pilocítico juvenil que a menudo se produce en el cerebelo.

Grado 2 (astrocitoma de bajo grado)

Este tipo de tumor generalmente se presenta en adultos. Frecuentemente su cuadro de presentación son convulsiones y es de lento crecimiento por lo cual el pronóstico es mejor.

Grado 3

Astrocitoma anaplásico. Es de crecimiento rápido y más invasivo que el astrocitoma de bajo grado.

Grado 4

El glioblastoma multiforme es un tumor agresivo que por desgracia es el tipo más común de tumor cerebral en adultos.

Objetivo de la cirugía

El objetivo de la cirugía es la eliminación total del glioma. A veces esto no es posible debido a la ubicación del tumor, ya que a menudo no hay límite claro entre las células sanas y el tumor y en algunas ocasiones los tumores se encuentran en localizados en regiones críticas del cerebro que impiden su resección completa.

Asimismo, estos tumores tienden a crecer de nuevo después de la eliminación. A menudo, las células tumorales se extienden mucho más allá de lo que puede verse en los estudios de imagen o en la cirugía. Esta es la razón por la que los gliomas tienden a crecer de nuevo en su sitio de origen.

Incluso cuando se ha eliminado el tumor, también se necesitan radioterapia y quimioterapia para ayudar a prevenir la recurrencia del tumor.

La radioterapia y la quimioterapia son una práctica estándar para los tumores grado 3 y grado 4. La radioterapia es supervisada por un radioterapeuta y la quimioterapia se administra por un médico oncólogo.

El pronóstico o esperanza de vida de los pacientes con gliomas depende del tipo de tumor, su localización, la extensión de la resección quirúrgica y su respuesta a otras terapias. Existe una considerable variación en las respuestas individuales de los pacientes.

Meningioma

Los meningiomas representan el 20 por ciento de los tumores cerebrales. El meningioma es un tumor del recubrimiento del cerebro y la médula espinal. Por lo general son tumores benignos que crecen en la superficie del cerebro o de la base del cráneo y comprimen el cerebro o la médula espinal.

La resección quirúrgica del meningioma es el tratamiento de elección, y la gran mayoría de los pacientes se pueden curar con cirugía o por lo menos controlar el crecimiento del tumor y tener una esperanza de vida normal.

Algunos meningiomas pueden recurrir, por esta razón se realizan resonancias magnéticas del cerebro cada año o cada dos años después de la cirugía.

En algunas ocasiones por la localización del tumor es imposible quitar toda la lesión, ya que se pondría en riesgo la vida del paciente, en estos casos se realiza una resección parcial del tumor y el remanente tumoral recibe tratamiento con radioterapia.

El pronóstico para los pacientes con meningiomas es generalmente excelente.

Neurinoma del acústico

Este es un tumor del octavo nervio craneal. Hay 12 nervios craneales y el 90 por ciento de los neurinomas surgen de la porción del equilibrio del octavo nervio craneal o acústico.

Estos tumores también son conocidos como schwannomas y tienden a presentarse con pérdida de la audición y en algunos casos con parálisis facial. La cirugía ha sido el tratamiento principal y por lo general resulta en su cura.

Más recientemente, la radiocirugía estereotáctica ha sido utilizada para tumores pequeños (menores de 3 cm). Por lo que para pacientes con tumores de este tamaño o menores la radiocirugía es una opción válida de tratamiento.

Tumores de hipófisis

Los tumores hipofisarios o adenomas hipofisarios representan el 15 por ciento de los tumores cerebrales. La gran mayoría son tumores benignos de la porción anterior de la glándula hipófisis. Los tumores malignos de hipófisis son extremadamente raros.

La porción anterior de la glándula hipófisis produce las siguientes hormonas:

Hormona folículo estimulante (FSH) - estimula los ovarios para producir óvulos, pero también es importante en el hombre para la fertilidad.

Hormona luteinizante (LH) - estimula los ovarios para producir progesterona para ayudar a preparar el útero para la recepción de un óvulo fecundado.

Hormona adrenocorticotrópica (ACTH) - estimula la glándula suprarrenal para producir cortisol y aldosterona, dos hormonas muy importantes.

Hormona estimulante de la tiroides (TSH) - estimula a la tiroides para producir hormona tiroidea.

Hormona del crecimiento (GH) - estimula al hígado para producir IGF-1, misma que estimula el crecimiento de otras células en el cuerpo.

Prolactina (PRL) - es necesaria para la producción de leche en las mujeres que están lactando.



La porción posterior de la hipófisis produce dos hormonas:

Hormona anti diurética (ADH) - esta hormona ayuda a que el riñón concentre el agua, por lo cual esta hormona impide que el riñón pierda litros de agua al día.

Oxitocina - esta hormona ayuda a la liberación de leche cuando el bebé succiona el pecho de su madre; también es importante para promover las contracciones uterinas durante el trabajo de parto.



En términos generales, hay dos tipos de tumores de hipófisis según su tamaño:

Macroadenomas, que son tumores de más de un centímetro cúbico.

Microadenomas, que miden menos de un centímetro cúbico.

Los tumores hipofisarios según su tamaño pueden causar problemas al crecer demasiado grandes y comprimir estructuras adyacentes, como los nervios ópticos (lo cual puede causar ceguera) o los nervios que controlan el movimiento de los ojos (lo que puede producir visión doble).

Algunas veces estos tumores se expanden de repente, provocando dolores de cabeza muy intensos y un rápido inicio de ceguera.

También se pueden clasificar en dos grandes grupos según la producción o no producción de hormonas en:

Adenomas no funcionales: aquellos que no producen ningún tipo de hormona.

Adenomas funcionales: aquellos que producen hormonas. Por ejemplo, un prolactinoma produce prolactina y esto se manifiesta por secreción de leche o infertilidad en mujeres. Otros tumores segregan hormona del crecimiento lo cual puede causar una enfermedad que se llama acromegalia, donde los tejidos blandos del cuerpo aumentan de tamaño, como la nariz, la lengua, los dedos y el corazón. También pueden causar otras enfermedades como la hipertensión y la diabetes. En los niños, el exceso de la hormona de crecimiento produce gigantismo.

Un exceso de secreción de ACTH puede causar enfermedad de Cushing, donde los pacientes desarrollan hipertensión arterial, depresión, diabetes, osteoporosis y otros problemas.

Tratamiento. El tratamiento de los tumores de hipófisis depende de varias variables como lo son su tamaño y la producción o no de hormonas. En términos generales los microadenomas que no producen hormonas no requieren de ningún tipo de tratamiento (ni médico ni quirúrgico) ya que estas lesiones son tan pequeñas que no producen ninguna alteración, lo único que se aconseja para este tipo de lesiones es un seguimiento anual o cada dos años con resonancias magnéticas del cerebro y perfiles hormonales para estar seguros de que la lesión no ha crecido ni está ocasionando problemas hormonales. En el caso de los macroadenomas todos requieren tratamiento, el cual para la mayoría es quirúrgico en primera instancia, y para algunos como los productores de prolactina, el tratamiento médico es curativo en más del 90 % de los casos.



Si se necesita cirugía, existen dos enfoques:

1. Abordaje transnasal. Esto se hace a través de las fosas nasales con un endoscopio, con el cual se llega a la base del cráneo justo por detrás de la nariz, se retira una pequeña cantidad de hueso de la base del cráneo permitiendo el acceso a la glándula hipófisis y al tumor, mismo que se extirpa con un equipo de endoscopia especializado. Esta exposición evita la necesidad de una craneotomía.

2. Craneotomía. Algunos tumores son demasiado grandes para ser extraídos por la nariz por lo que en estos casos se requiere realizar una craneotomía para poder acceder al tumor.

Neuralgia del trigémino

En la neuralgia del trigémino se encuentra afectado dicho nervio, mismo que se encarga de dar sensibilidad a la mitad de la cara.

Este padecimiento tiende a aparecer en la edad adulta, se presenta en episodios caracterizados por dolor tipo choque eléctrico en la mitad de la cara, el cual se hace más frecuente y severo con el tiempo. Pueden existir intervalos sin dolor. Los pacientes suelen describir el dolor como muy severo, agudo y que puede ser como una descarga eléctrica y más a menudo afecta a la mandíbula inferior o superior y en ocasiones la frente. El dolor puede desencadenarse al tocar estas áreas, masticar o hablar.

En la mayoría de los casos, la causa del dolor se debe a que una arteria descansa sobre el nervio y con cada pulsación la arteria golpea al nervio, volviéndolo más sensible. En la minoría de los casos la neuralgia es secundaria a un tumor que comprime al nervio.

Los medicamentos suelen ayudar en la etapa temprana. Cuando los medicamentos son insuficientes, se recomienda realizar una descompresión microvascular del nervio. Esto implica una pequeña apertura detrás de la oreja. Utilizando un microscopio quirúrgico se localiza al nervio y a la arteria que lo está golpeando, y se procede a separarlos colocando una pequeña almohadilla de teflón entre ellos. Este procedimiento tiene una efectividad del 90% en aliviar el dolor de forma definitiva.

En los casos en los que se trata de un tumor, se realiza el mismo procedimiento pero en lugar de colocar una almohadilla de teflón se procede a retirar el tumor.

Aneurisma cerebral

Un aneurisma es una malformación de una arteria. Dicha malformación consiste en la formación de una ampolla en la pared del vaso sanguíneo, situación que hace que la arteria sea más débil donde se formó la ampolla, por lo cual existe riesgo de ruptura en dicho sitio.

Alrededor de un uno por ciento de la población adulta tiene un aneurisma cerebral. Alrededor del 50 por ciento de estos causará problemas en algún momento de la vida. El riesgo de rotura es de aproximadamente uno por ciento por año. El riesgo depende del tamaño y la posición del aneurisma.

Los síntomas

Los aneurismas generalmente producen pocos síntomas o ninguno hasta que se rompen.

Cuando el aneurisma se rompe, puede causar dolor de cabeza (el cual los pacientes refieren como el peor dolor que han sentido en su vida), pérdida del estado de alerta e incluso la muerte.

Después de una ruptura del aneurisma, las posibilidades de una nueva ruptura son muy altas y con un resangrado las probabilidades de fallecer lo son más. Por lo cual una vez roto el aneurisma es importante recibir tratamiento lo más pronto posible.

Tratamiento

Una vez que se rompe, un aneurisma debe cerrarse lo más pronto posible para evitar un resangrado.

Hay dos tipos de tratamiento:

1. Cirugía (clipaje del aneurisma)

Consiste en realizar una craneotomía y navegar a través del cerebro hasta localizar el aneurisma roto, una vez hecho esto se coloca un pequeño clip en el mismo con lo cual se cierra el aneurisma y se resuelve el problema.

2. Terapia endovascular

La terapia endovascular es un procedimiento percutáneo el cual se realiza a través de un catéter que se inserta generalmente a nivel de la ingle, a través de este catéter se llega hasta el cerebro y se localiza el aneurisma. Una vez localizado, se tapa el mismo colocando “Coils” que son pequeños alambres que cierran el aneurisma por dentro.

No todos los aneurismas son candidatos a terapia endovascular o cirugía por lo cual es importante la revisión individualizada del paciente con el objetivo de seleccionar el procedimiento que mayor éxito y menos riesgo tenga.

Neuronavegación

¿Qué es la neuronavegación?

Es el uso de una tecnología similar a un sistema de posicionamiento global (GPS). La neuronavegación nos da la capacidad de ver la anatomía del paciente en tres dimensiones y localizar un lugar preciso en el cerebro o la médula espinal con la ayuda de imágenes de diagnóstico como la tomografía computarizada y la resonancia magnética. Estas imágenes se utilizan durante la cirugía para realizar un seguimiento de la intervención quirúrgica y la instrumentación en tiempo real, en relación con la anatomía del paciente. Cuando se realiza la cirugía a través de pequeñas incisiones (mínima invasión), la neuronavegación nos permite saber exactamente donde nos encontramos sin necesidad de realizar grandes incisiones.

¿Cómo funciona la tecnología de neuronavegación?

Usted puede comparar la tecnología de navegación quirúrgica a la ubicación y el sistema de seguimiento direccional usada en los coches hoy. La neuronavegación es, en efecto, un sistema de GPS para el cirujano. Como los conductores utilizan un GPS para navegar carreteras, nosotros utilizamos estas imágenes para confirmar la posición de nuestros instrumentos en el cuerpo del paciente. Conforme movemos los instrumentos en el cuerpo, la posición se calcula con precisión. Los datos se transfieren utilizando cámaras de infrarrojos a un ordenador en la sala de operaciones. Entonces, el ordenador superpone la posición de los instrumentos de medida que se utilizan en la cirugía en imágenes de la anatomía visualizada en un monitor. Esto permite a nuestro equipo quirúrgico ver el posicionamiento en tiempo real de nuestros instrumentos en tres dimensiones.

¿Por qué es útil para nuestro equipo quirúrgico utilizar la neuronavegación durante la cirugía?

El uso de neuronavegación nos ayuda a detectar con precisión donde se está trabajando en el cuerpo del paciente en cada momento durante la cirugía. Esto nos permite hacer incisiones más pequeñas y reducir al mínimo la exposición del cerebro. A su vez, esto minimiza el trauma para el cuerpo, ya que menos tejido sano necesita ser molestado para llegar al sitio de la patología. Minimizando así las complicaciones potenciales. Además podemos planear la incisión y exposición antes de hacerla en el paciente

¿De qué manera la neuronavegación influye en mi recuperación?

El trauma, dolor y cicatrices pueden reducirse al mínimo debido a las incisiones más pequeñas y el aumento de la capacidad del nuestro equipo quirúrgico para evitar dañar los tejidos sanos. La tecnología también puede significar mejores resultados a largo plazo y reducir la posibilidad de reintervención, ya que nos asistimos de la neuronavegación intraoperatoria para verificar la eliminación completa del tumor. En el caso de cirugía de columna la neuronavegación nos ayuda a navegar a través del hueso y colocar tornillos minimizando al máximo las posibilidades de lesión de neurológicas.

Neuroendoscopia

La neuroendoscopía describe el uso de endoscopios para tener acceso al cerebro y la columna vertebral, lo que permite un enfoque mínimamente invasivo para algunas lesiones.

La neuroendoscopía puede ser útil en el manejo de la hidrocefalia, tumores de hipófisis, lesiones quísticas del cerebro y la médula espinal, tumores, lesiones vasculares, enfermedad degenerativa de la columna vertebral.

Mediante el uso del endoscopio podemos realizar incisiones más pequeñas con lo cual la recuperación del paciente es mucho más rápida.

Actualmente utilizamos de manera rutinaria la endoscopia para tratar lesiones de hipófisis, de piso anterior y lesiones intraventriculares.

Opinión de nuestros pacientes

Encuéntrenos en la
Cuidad de México

¡Llámenos, envíe un mensaje o visítenos, estámos listos para atenderle!

nuestro consultorio

Hospital Ángeles del pedregal
Consultorio 815 Torre Ángeles
Camino a Santa Teresa 1055
Colonia Héroes de Padierna
Ciudad de México
Teléfono: (55) 51 35 68 23

Centro de Rehabilitación y Columna Vertebral
Obrero mundial # 237
Colonia de Valle
Delegación Benito Juárez
Tel: 68 23 00 81 y 68 23 00 80
Estacionamiento más cercano:
Calle Gabriel Mancera # 63

Hospital Tlalpan
Prolongación Bordo # 20
Colonia Villa Lázaro Cárdenas
Delegación Tlalpan
México DF
Teléfono para citas: 55 82 76 44
http://hospitaltlalpan.com/

Contáctenos


Teléfonos:
Hospital Ángeles pedregal
(55) 51 35 68 23
Centro de Rehabilitación y Columna Vertebral
68 23 00 81 y 68 23 00 80

Hospital Tlalpan:
55 82 76 44

Horario

Lun - Vie: 10am a 8pm
Sab: 10am a 2pm
Dom: Cerrado
Visita previa cita

Citas

Lunes a sábado horario abierto según disponibilidad, previa cita.

Envíenos un mensaje



Please fill out all required fields